gaceta judicial, revista juridica dominicana
inicio » columnas » el nuevo código de procedimiento civil: ¿nos vendrá de francia o de uruguay? luz al final de túnel
Secciones de Gaceta Judicial
Inicio
Editorial
Agenda
Buzón Judicial
Ideas y Noticias
Actualidad
Columnas
Otros temas
Diplomados Juridicos
diplomado derecho sucesorio
los incidentes en el proceso civil
diplomado derecho tributario
etiqueta y protocolo
Libreria Judicial en Republica Dominicana
Libreria Juridica en la Republica Dominicana
El lenguaje de la Constitución dominicana
Diccionario del español dominicano
Derecho Notarial - Teoría – Práctica – Legislación Fiscal
Leyes y Normas para la Práctica Notarial
Constitution of the Dominican Republic - Translated from the spanish by Fabio J. Guzmán Ariza
Ley No. 479-08 sobre Sociedades Comerciales y Empresas individuales de Responsabilidad Limitada modificada por la Ley No. 31-11
Patentes: Introducción para abogados y empresarios
El Procedimiento en Defecto en Materia Civil y Comercial después de las Reformas de la Ley 845 de 1978
Nueva Constitución
de la República Dominicana
Ley 108-05 Registro Inmobiliario
Ley 5038 sobre Condominios y su Formulario
Modelos para la Práctica Societaria
Legislación sobre Propiedad Intelectual
Manual de Derecho
de Autor Dominicano
Memorias de un Abogado de Pueblo
La Acción Penal
Derecho Procesal Civil -El nuevo Código de Procedimiento Civil: ¿Nos vendrá de Francia o de Uruguay? Luz al final de túnel
 


Fabio J. Guzmán Ariza
fguzman@drlawyer.com
Rhadaisis Espinal Castellanos

respinal@drlawyer.com
http://www.drlawyer.com

En nuestra columna anterior prometimos seguir investigando la respuesta correcta a la pregunta en el epígrafe y confesamos sentirnos confundidos ante las informaciones contradictorias recibidas de los distintos actores involucrados en el tema.

Inicialmente, el magistrado José Alberto Cruceta, juez de la Cámara Civil de la Corte de Apelación de La Vega y miembro de la Comisión nombrada para la elaboración del Anteproyecto de Código de Procedimiento Civil, nos indicó que el anteproyecto no sería ni francés ni iberoamericano, sino mixto. Ante la publicación de esas declaraciones en Gaceta Judicial, reaccionó la magistrada Margarita A. Tavares, juez de la Cámara Civil de la Suprema Corte de Justicia y también miembro de la Comisión original, enviando una carta, publicada en la edición de enero de esta revista, en la que afirma haber renunciado a la Comisión porque no apoya “los planteamientos encaminados a la total abolición de la legislación de origen francés”.

Al indagar sobre esta renuncia en la oficina del Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia, nos desconcertó la respuesta recibida de que la comisión se había decidido por respetar “la naturaleza originaria de la norma, o sea,... los lineamientos franceses y a los principios originarios de nuestro Derecho Procesal Civil.”

Buscando luz en la oficina del presidente de la Suprema Corte de Justicia, obtuvimos respuesta de la licenciada Dianivel Guzmán Castillo, Coordinadora Ejecutiva de la Presidencia de la Corte, quien por instrucciones del magistrado Subero Isa informó a Gaceta Judicial, en mensaje electrónico del 30 de enero de 2007, que “en el marco de la Segunda Ola de la Reforma Judicial, la propuesta no es específicamente con el Anteproyecto de Código de Procedimiento Civil, sino que es sobre la Jurisdicción Civil, es decir que abarca todo, figuras de procedimiento y otras que no, jurisdicción voluntaria, etcétera.” Continuó expresando la licenciada Guzmán Castillo que “en cuanto a la participación de los jueces, simplemente se les dijo a la Comisión que se formó trabajar sobre las propuestas de reformas que ellos consideren en la jurisdicción civil, sin ningún tipo de línea a seguir sino con total apertura para formular sus planteamientos y las recomendaciones que ellos consideren de lugar.”

Como las declaraciones de la Suprema Corte de Justicia nos indican que la Comisión tiene la libertad para formular el anteproyecto a su criterio, lo que se traduce en que sus miembros pueden escoger como modelo la legislación francesa o la iberoamericana o un sistema mixto, decidimos acercarnos a los miembros de la Comisión para obtener directamente la respuesta a nuestras inquietudes.

De entrada, llamamos por teléfono al doctor Mariano Germán Mejía, presidente de la Comisión revisora, a quien le dejamos un mensaje con su secretaria sin que hasta la fecha hayamos recibido respuesta. Sí pudimos conversar por teléfono, sin embargo, con el magistrado Hermógenes Acosta de los Santos, miembro de la Comisión y juez segundo sustituto del presidente de la Cámara Civil de la Corte de Apelación de Santo Domingo, quien nos indicó que la Comisión está tomando como referencia para sus trabajos el Proyecto depositado en el Congreso en el año 2000, de inspiración francesa, actualizándolo por haber transcurrido ya casi ocho años de su elaboración, y agregándole algunos principios generales de origen iberoamericano. Esto coincide en parte con lo que nos refirió el Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia, en su declaración expuesta al inicio de este artículo.

Finalmente, al hacer contacto por segunda ocasión con el magistrado José Alberto Cruceta, también miembro de la Comisión, nos reiteró que el anteproyecto ha sido concebido como un sistema mixto, que en muchos aspectos introduce figuras nuevas a lo que ha sido nuestra codificación procesal civil tradicional, figuras que la Comisión ha tratado de “dominicanizar” o “aplatanar”, según sus propias palabras. El magistrado Cruceta enfatizó que prácticamente el anteproyecto ya está elaborado, faltando sólo la última parte que versa sobre las vías de ejecución, en la cual se está trabajando, y que el mismo se aleja un tanto de la línea francesa, aunque preservando, claro está, principios y aspectos que aún hoy día por su buena concepción se imponen y no hay por qué modificarlos.

El magistrado Cruceta nos ha dado la impresión de que el nuevo Proyecto de Código de Procedimiento Civil saldrá pronto a la luz pública. Esperamos que tan pronto esto ocurra, se inicie un debate abierto y público sobre sus cualidades, de modo que cuente con la aceptación plena de la mayoría de los abogados y de los jueces encargados de su aplicación. Sería contraproducente imponer un nuevo código a contrapelo de los deseos de quienes lo van a utilizar.


Columnas
Los esposos en las asambleas
 
La práctica procesal civil dominicana vista desde el exterior
 
¿Traidores?
 
El abogado dominicano y el idioma español
 
Obras de consulta para escribir bien el español
 
Un sinfín de “a los fines de”
 
El estilo llano
 
Brevísima historia del estilo llano
 
El nuevo Código de Procedimiento Civil: ¿Nos vendrá de Francia o de Uruguay? Luz al final de túnel
 
Instituciones judiciales de la antigüedad
 
¿Cómo vender los servicios jurídicos sin presionar al cliente?
 
Origen y naturaleza fundamental de los derechos en la Constitución dominicana
 
Ley General de Defensa a la Competencia
 
La indeterminación lógica del sistema normativo dominicano: La batalla interpretativa en materia de derogación de normas (I de II)
 
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twitter
Edición 333 Agosto 14
la fusion de la isla, mito o amenaza
Edición 332 Julio 14
los medios de masa, guardianes o carceleros de la democracia

Edición 331 Junio 14
yeni berenice reynoso

Para Suscripciones
Tel.: 809-540-3455
Tel.:809-540-3014
contacto@gacetajudicial.com.do

servicio de correcion de estilo
 
Ir a la Pagina del Colegio de Abogados de la Republica Dominicana
 
adopi


Suscríbete ya: Telfs.: 809-540-3455 | 809-540-3014.
Calle Pablo Casals #12, Edif. Guzmán Ariza, 2º piso, Ensanche Serrallés, Santo Domingo, D. N.
Email: contacto@gacetajudicial.com.do